Adif licita el contrato de suministro de electricidad a la red ferroviaria para el ejercicio 2016

La terminal de contenedores de Mérida está cerrada desde principios de diciembre.

La actividad del transporte ferroviario de mercancías se ha reducido en Extremadura en 2015 un 80% en relación al ejercicio anterior y en la actualidad se encuentra «bajo mínimos», según ha denunciado CCOO Extremadura.

El sindicato ha explicado que la caída ha sido «alarmante» en los últimos meses, con las repercusiones tan «negativas» que tiene para la comunidad.

Según CCOO, entre otras cuestiones se ha producido una importante reducción de los trenes que movían cereal por las distintas comarcas del oeste extremeño, así como un descenso del transporte originado por la industria del sur de la provincia de Badajoz.

Además, ha recordado que la terminal de contenedores de Mérida cerró a principios de diciembre, a la espera de una posible reapertura en breve con un nuevo modelo de negocio.

Asimismo, el sindicato ha precisado que no hace muchos años, la capital extremeña fue un «centro neurálgico» del transporte de mercancías por ferrocarril y, sin embargo, ahora «por primera vez» en la historia moderna de Mérida, «ni siquiera hay máquinas». La actividad del transporte ferroviario de mercancías en toda la provincia de Cáceres es también «nula».

En la actualidad, prácticamente toda la actividad extremeña se concentra en la terminal de Badajoz, con tres trenes por semana hacia Portugal, aunque toda la gestión es lusa, como ha apuntado CCOO.

Desde el sindicato se pide a las administraciones que «tomen medidas» para potenciar el transporte de mercancías por ferrocarril en la comunidad, o el sector seguirá viéndose reducido a una facturación testimonial y a unos escasos trenes «de paso».