La Junta de Extremadura y los agentes sociales de la región han suscrito la semana pasada la Estrategia Logística autonómica.

La iniciativa se centra en la conformación de áreas logísticas, en dotar de infraestructuras logísticas a las empresas para mejorar su competitividad, así como en centros de transportes y corredores intermodales que se irán desarrollando en los próximos años.

De igual modo, el documento también contempla una mayor cooperación público-privada, así como entre operadores con la vista puesta en incentivar la I+D+I en este sector.

La Estrategia prevé poner a disposición de las empresas 400 hectáreas de suelo, además de una inversión de 700 millones de euros, que podrá generar unos 12.000 puestos trabajo, una repercusión en el PIB regional del 3,3% y una emisión de Co2 de 160.000 toneladas anuales.

El proyecto prestará especial atención a los corredores europeos, como el Atlántico y del Suroeste de los que Extremadura forma parte, así como a las relaciones comerciales de la región con Portugal.

Con esta iniciativa, el sector logístico se coloca como uno de los principales motores de desarrollo económico para la comunidad autónoma y permite la dinamización de la actividad económica de la región, al tiempo que permite un giro en el modelo productivo de Extremadura.