Contaminacion

Los continuos ataques al diésel han provocado una traslación en las ventas a los vehículos de gasolina.

La patronal de concesionarios, Faconauto, ha alertado sobre la imposibilidad de cumplir con los objetivos de emisiones de CO2 impuestos desde Bruselas para 2020 en la situación actual del mercado.

La Unión Europea ha establecido que todos los vehículos que matricule cada fabricante en Europa deberán emitir de media 95 gramos de CO2 por kilómetro recorrido, para lo que las matriculaciones de vehículos diésel de última generación tendrían que incrementarse en un 20% y triplicarse en el caso de los eléctricos.

Desde la red de concesionarios, insisten en que «se están queriendo acelerar los procesos, pero la realidad es que ni la tecnología ni los compradores están preparados«. Aunque comparten los objetivos fijados desde la UE, consideran que deben alcanzarse «de una forma razonable y realista«.

A día de hoy, el vehículo eléctrico no parece la solución para cumplir con el calendario impuesto, puesto que su uso no está suficientemente extendido. A esto se añaden los continuos ataques al diésel, pues pese a que los nuevos modelos sí ayudarían en gran medida a lograr los objetivos de emisiones, «se ha producido una traslación en las ventas a los vehículos de gasolina, que son los más contaminantes en cuanto a CO2«.

Todos estos factores hacen que resulte «casi imposible» cumplir con las exigencias de Bruselas, pero en la patronal ya advierten de que la solución para evitar las multas que esto pudiera acarrear nunca será la automatriculación antes de final de año, a través de los concesionarios, de vehículos que no cumplirían con la nueva normativa.