Carlos Pascual, personaje clave en la vida asociativa del transporte de mercancías por carretera de este país, ha fallecido recientemente.

Con su marcha, Pascual deja al sector un poco más huérfano, aunque, a la vez, también ha ido depositando a lo largo de su carrera un imponente legado que incluye crear de cero gran parte de las asociaciones empresariales existentes actualmente.

Persona vivaz, trabajadora, vehemente, abierta a escuchar e inteligente, Pascual ha dejado su impronta en un sector que ha sido su vida durante más de tres décadas.

Además de su larga etapa como secretario general de Astic, también ha sido fundador de Setir y de la Fundación Francisco Corell.

Así mismo, ha contribuido a poner en marcha la Federación Nacional de Transportes de Mercancías FNTM, actual CETM y de todas las asociaciones nacionales que la componían, incluyendo Atfrie. Fue, además, secretario general de FNTM.

De igual modo, también ha sido secretario general de Transfrigoroute España y vicepresidente del Comité de Liaison, CLTM, de la IRU en Bruselas.

En 2011, fue nombrado por unanimidad miembro de Honor de la IRU, reconocimiento que habla a las claras de una labor descomunal de un profesional que merece ser recordado. Descanse en paz.