Si el pasado 21 de julio, Fiat Chrysler Automobiles anunciaba que Mike Manley sustituía a Sergio Marchionne como consejero delegado del conglomerado automovilístico, esta misma semana se ha dado a conocer el fallecimiento del propio Marchionne.

El anterior consejero delegado del fabricante no ha podido superar las secuelas de una operación de hombro y finalmente ha muerto en un centro hospitalario de la ciudad suiza de Zurich.

Marchionne, consejero delegado de Fiat desde 2004, cogió un grupo en dificultades y consiguió remontar el vuelo gracias a una política de racionalización y modernización de las actividades de la compañía, así como a través de alianzas con otras marcas, como la que estableció con General Motors en 2005 o la entrada en Chrysler de 2009.

Marchionne, fallecido a la edad de 66 años, también será recordado por su infatigable y legendaria capacidad de trabajo, con jornadas maratonianas, así como por su vehemencia en la dirección de equipos humanos y su generosidad, dicen los que le trataron, en la relación con los empleados que tenía a su cargo.