La Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) ha lamentado la falta de compromiso de los Estados europeos para emprender medidas legislativas que mejoren la eficiencia económica, operacional y ambiental del sector aéreo de Europa.

Para ello se ha basado en el último informe independiente del Performance Review Body  (57 págs., pdf, 747 Kb) y en las recomendaciones de la Comisión Europea para acusar a los Estados europeos de falta de voluntad en este sentido.

Según  IATA, en los últimos años las aerolíneas han invertido en tecnología y en ampliar su flota de aviones para operar al más alto nivel de eficiencia, pero no se han visto respaldadas por los estados, que son los encargados de proporcionar los servicios de navegación a través de los aeropuertos gestionados por ellos.

«Todos estamos de acuerdo sobre los altos costes que suponen para las aerolíneas los retrasos, las emisiones contaminantes y las rutas no directas, pero estos problemas no se solucionan por sí solos«, afirmó el director general y consejero delegado de IATA, Tony Tyler.

Evolución del tráfico en los 30 primeros aeropuertos europeos  en 2010

Evolución del tráfico en los 30 primeros aeropuertos europeos en 2010

Los Estados no cumplen

El año pasado los Estados se comprometieron a mejorar la eficiencia de los servicios de navegación en un 3,5 % anual entre 2012 y 2014, cifra por debajo que la recomendación del 4,5 % del PRB. Según IATA, esta diferencia afecta la competitividad de las conexiones europeas y supone un coste de 1.000 millones de euros anuales.

Además, según afirma IATA en su comunicado y debido a la inacción de los Estados, hay que sumar 256 millones de euros a esas pérdidas.

El informe del PRB muestra que 21 de los 29 estados europeos analizados no cumplieron a la hora de realizar las contribuciones necesarias para alcanzar los objetivos marcados en la eficiencia de los costes.

Según este informe, los diez proveedores de servicios de navegación, es decir, países que gestionan aeropuertos, que más lejos están de lograr la meta del 4,5 % en la reducción de costes son Malta, Chipre, Estonia, Hungría, Eslovaquia, Alemania, el Reino Unido, República Checa, Finlandia y España, excepto los aeropuertos de las islas. En conjunto, estos países sólo han recortado los costes a un ritmo del 2,4 % anual.