El Consejo de Administración ha informado el pasado martes de la recompra de aproximadamente un 10% de las acciones que la compañía tiene actualmente en circulación.

Desde la sede central de FedEx en Memphis, se ha puesto en marcha un nuevo programa para la recompra de acciones, con el fin de adquirir hasta 32 de los 317 millones de acciones que FedEx tiene en circulación en la actualidad.

Esta cifra se suma a los 7,4 millones de acciones que la empresa ya había anunciado que recompraría con anterioridad. Tras el anuncio del martes, FedEx vio como su cotización en bolsa aumentaba un 8%, alcanzando su valor más alto desde 2007.

La nueva compra de acciones se realizará paulatinamente, según el criterio de la compañía, en el mercado abierto de las transacciones privadas negociadas. La compañía aseguró que no hay límite de tiempo para su plan de recompra.

Al precio actual de 123,26 dólares por acción, la operación tendrá un coste de 3.900 millones de dólares.

Cuestión de confianza

El plan de recompra de acciones pretende reafirmar la confianza de FedEx en la estrategia de la empresa y el potencial de crecimiento a largo plazo, con el objetivo de comprometerse con la entrega de valor a los accionistas.

El balance de la empresa permite iniciar este programa de recompra de valores, sin dejar a un lado la ejecución de las iniciativas de crecimiento estratégico de la compañía.

FedEx ganó 44.300 millones de dólares en ingresos el año pasado, lo que se traduce en un crecimiento anual del 3,7%. Sin embargo,la rentabilidad cayó un 5% durante el año, hasta los 1.980 millones de dólares.

La compañía norteamericana a puesto en marcha un plan de crecimiento orgánico, que FedEx está llevando a cabo en Europa en estos últimos 20 meses y que ha supuesto la apertura de 88 nuevas delegaciones. En España se ha concretado hasta el momento en la apertura de nuevas delegaciones en Cataluña y Valencia.