La compañía estadounidense de mensajería y logística Federal Express (FedEx) obtuvo un beneficio neto de 1.561 millones de dólares (1.165 millones de euros) al cierre de su ejercicio fiscal 2012-2013, lo que supone una disminución del 23,2% con respecto a los 2.032 millones de dólares (1.517 millones de euros) que ganó el año anterior, según informó la compañía en un comunicado.

La cifra de negocio de FedEx en su último año fiscal, que concluyó el pasado 31 de mayo, se situó en 44.287 millones de dólares (33.064 millones de euros), un 3,8% más, con un aumento del 2% de los ingresos de la división Express y del 10% en la de envío de paquetes.

En el último trimestre de su ejercicio fiscal, la multinacional con sede en Memphis obtuvo un beneficio neto de 303 millones de dólares (226 millones de euros), un 44,9% menos, mientras que su facturación creció un 3,9%, hasta 11.435 millones de dólares (8.537 millones de euros).

El presidente y consejero delegado de FedEx, Frederick W. Smith, destacó que la evolución positiva de algunas divisiones, como la de paquetería, no han logrado compensar totalmente el «tibio crecimiento económico» y la preferencia de los consumidores por servicios de envíos internacionales más baratos.

«Los resultados de FedEx Express mejoraron en el cuarto trimestre y, aunque persisten los desafíos en el corto plazo, confiamos en que estamos posicionando a la compañía en un crecimiento rentable a largo plazo», agregó.