fedex corporation

La multinacional está intentando actualizar sus redes para gestionar de forma más efectiva los crecientes volúmenes de comercio electrónico.

Los beneficios de FedEx en el cuarto trimestre de su año fiscal, que ha concluido el 30 de mayo de 2017, han mejorado las previsiones para el ejercicio 2018, cuando se espera que aumenten los ingresos por la adquisición de TNT Express y se incrementen las ventas en las diferentes unidades de negocio.

En concreto, ha obtenido unos beneficios de 1.020 millones de dólares (913 millones de euros) en el cuatro trimestre, lo que supone un gran cambio respecto al mismo periodo del ejercicio 2016, cuando obtuvo unas pérdidas netas de 70 millones de dólares (62,65 millones de euros) .

Además, en el último año fiscal ha logrado unas ganancias de 12,3 dólares por acción (11,01 euros) y prevé llegar a 14 dólares (12,53 euros) en 2018, aunque inicialmente la cantidad se había fijado en 13,2 dólares (11,81 euros).

Las ventas en su principal división, FedEx Express, han aumentado en el ejercicio de 2017 un 6,9% hasta los 7.180 millones de dólares, mientras que en el área de transporte terrestre, el crecimiento ha sido del 9,1% y en la de carga, del 5,7%.

Inversiones para atender la demanda del e-commerce

Tanto la multinacional como su principal competidor, UPS, han invertido miles de millones de dólares en actualizar sus redes para gestionar de forma más efectiva los crecientes volúmenes de comercio electrónico, un gasto con el que han corrido hasta ahora los inversores.

Sin embargo, UPS comenzará a aplicar tasas en los envíos domésticos durante los puntos de mayor demanda de las vacaciones, para tratar de reducir sus elevados costes. Por su parte, FedEx, que actualmente se enfrenta a la competencia de Amazon en el negocio de entrega, no ha tomado una decisión al respecto.

En el año 2018, prevé invertir 5.900 millones de dólares (5.281 millones de euros) para impulsar las entregas aéreas, ya que prevén un gran crecimiento de la demanda en los próximos dos años.