La crisis sanitaria no parece que haya servido para que cesen los movimientos empresariales que vienen sucediéndose en el panorama logístico internacional, de tal guisa que siguen produciéndose operaciones de concentración a escala internacional.

La última de ellas tiene como protagonista a FedEx que podría estar valorando la adquisición de la alemana Hermes, toda vez que su propietario, el grupo de comercio electrónico germano Otto, busca un socio internacional para gestionar el operador logístico.

De esta manera, la empresa de paquetería norteamericana buscaría potenciar su presencia en el segmento del comercio electrónico con envíos destinados a particulares en algunos de los principales mercados del continente europeo en los que tiene presencia Hermes, como son Alemania, Reino Unido y Francia.

La operación podría ser complementaria a la adquisición de TNT Express y serviría para abrir nuevos mercados en los que la estadounidense tiene una presencia menor y susceptible de crecimiento.

El operador logístico germano ha tenido un crecimiento en sus cifras de ventas durante su último año fiscal de un 9%, hasta los 3.500 millones de euros y tras una caída inicial debida a la crisis sanitaria sus envíos se han elevado en un 40%, según sus propias cifras.