El nuevo Boeing 767-300 entregado a FedEx, es el primero de un pedido total de 46 aviones que se iran incorporando a la flota de la compañía norteamericana con sede en Memphis.

Es aproximadamente un 30% más eficiente en combustible y tiene unos costes de explotación un 20% menores que los de los aviones que reemplazan. El resultado final es el de un avión más económico de operar con menores emisiones de CO2 debido a una mejor eficiencia de combustible .

En la actualidad la flota de aviones de FedEx cuenta con 59 DC-10 y MD-10 (DC-10 modernizados con una cabina tipo MD-11) que FedEx mantiene en servicio y que irá sustituyendo con los 46 Boeing 767-300F que adquirió y que ahora ha comenzado a recibir.

Para FedEx el 767-300F es una actualización ideal para su flota de aviones cargueros, además de permitirle mejorar la eficiencia de explotación como consecuencia de la capacidad de compartir piezas, herramientas y simuladores de vuelo entre los 767 y los más de 70 cargueros 757 que ya están en su flota.

El carguero 767 se basa en el popular avión de pasajeros 767-300ER. Tiene una capacidad de carga de 58 toneladas con alcance intercontinental, por lo que se puede utilizar para el desarrollo de nuevos mercados de larga distancia.

Este primer Boeing 767-300 se suma a otros aviones de carga Boeing en la flota de FedEx como el MD-10, MD-11, 757 y el 777.