El sistema de peajes portugués afecta negativamente al transporte gallego.

El sistema de peajes portugués afecta negativamente al transporte gallego.

Desde la Federación Gallega de Transportes de Mercancías, Fegatramer, han arremetido duramente contra los sistemas de peajes implantados en las vías de Portugal, a los que han calificado de «fuente de problemas» para el transporte gallego, acusando a las autoridades portuguesas de perseguir «a los transportistas gallegos como si fueran delincuentes».

Los transportistas gallegos sufren «en primera persona», según denuncian desde Fegatramer, una serie de situaciones conflictivas derivadas de la no identificación del vehículo extranjero, que la mayoría de las veces se produce por la complejidad o fallo de los sistemas y equipos de peajes electrónicos, provocando que las autoridades competentes «acorralen al camión para reclamar el pago de un peaje».

Además, afirman que existen otras prácticas en el país vecino, como el envío de requerimientos de pago, a través de empresas de recobro contratadas por las concesionarias, a empresas de transporte que ya han pagado, o incluso el duplicado de pagos al interactuar el VIA Verde y el VIA T que va en los vehículos.

A decir de la asociación gallega, la situación del transporte en España vive un difícil momento por culpa de la crisis económica que experimenta el país, el alza del gasóleo, la disminución de los portes y el aumento de impuestos al transporte por carretera son cuestiones que todas las asociaciones de transportistas han venido denunciando durante los últimos años.

Cuentas al país vecino

Pero es en Fegatramer desde donde han exigido una mayor comprensión al país vecino, al que solicitan que no paguen justos por pecadores porque, aunque siempre habrá quien intente evadir el pago de los peajes portugueses, la mayoría de los transportistas gallegos intentan cumplir con sus obligaciones legales, por lo que no se puede cortar a todos los conductores extranjeros con el mismo patrón.

Por el mismo motivo, la organización ha solicitado a los responsables portuguesas que cesen en estas conductas, así como a las administraciones del Gobierno correspondientes que se dirijan a sus homónimos portugueses a fin de darle traslado de estas situaciones para que se proceda a su resolución.