Repostaje gasolinera

La Federación Nacional de Asociaciones de Transportistas de España, Fenadismer, ha transmitido a sus organizaciones territoriales castellano leonesas su apoyo total en la reivindicación que mantienen ante la Junta de Castilla y León por su negativa a eximir a los transportistas de la aplicación íntegra del nuevo impuesto sobre ventas minoristas de carburantes, conocido como céntimo sanitario que pretende aplicarse en dicha Comunidad autónoma a partir del mes de marzo.

Por el contrario, el proyecto que plantea la Junta impone al sector del transporte que soporten el 70% de la recaudación total del nuevo impuesto, situando además a dicha región a la cabeza en el tipo de gravamen, ya que ninguna otra Comunidad autónoma tiene en la actualidad establecida dicho importe, 4´8 céntimos por cada litro de carburante, o sea, un 100% superior a las demás Comunidades autónomas, con la excepción de la Comunidad Valenciana, en la que sí existe una exención total para el sector del transporte por carretera.

Así, Fenadismer considera que de aprobarse finalmente dicha medida en las Cortes autonómicas en los términos propuestos denotaría una falta absoluta de sensibilidad del gobierno castellanoleonés por la defensa del sector profesional del transporte por carretera, configurado en más de un 85% por transportistas autónomos y microempresas los cuales atraviesan una situación económica muy compleja, motivada por la actual situación de disminución de la actividad debido a la crisis, y agravada por el nivel de precios del gasóleo, actualmente en máximos históricos.

Por ello la Federación Nacional Fenadismer va a respaldar todas las medidas de presión que se acuerden por los transportistas de dicha región en reivindicación de sus legítimos derechos en contra de dicha medida y por la su supervivencia económica de sus empresas