158 empresas de transporte han solicitado suspensión de pagos en primer semestre de 2012.La Federación de Empresarios de Transporte de Castilla-La Mancha (FETCAM), que se reunió este pasado jueves en junta directiva, ha denunciado la situación “agónica” que atraviesa el sector y de las empresas de transporte asociadas. “Ha llegado la hora de presentar a la opinión pública cuál es nuestra situación y sus consecuencias si no se adoptan las medidas necesarias para poder paliar esta agónica actividad”, ha destacado.

La Federación, en un comunicado, asegura que el sector del transporte por carretera, como actividad “esencial” para el desarrollo económico, es un sector “permanentemente intervenido y fiscalizado por el Estado”.

En primer lugar, sometido a una constante inspección, “que a día de hoy llega incluso a triplicarse, interviniendo el ministerio de Fomento, el ministerio de Trabajo y las comunidades autónomas”, ha dicho.

Por otro lado, indica la Federación, se ve afectado por el denominado “efecto cohete y la pluma”, según el cual “el precio del carburante en origen desciende “pero las petroleras no reducen los precios a un ritmo proporcional con este descenso”.

Y por último, considera, con la actual reforma de la LOTT, sería “vital” para el sector la inclusión de la acción directa”, a modo de garantía del transportista para reclamar al cargador el pago del servicio y no estar limitado exclusivamente a reclamarlo al intermediario que contrató sus servicios en la cadena de transporte.

Adenás, la Federación exige el cumplimiento de la Ley de Morosidad, debido a que la media de pago a este sector se encuentra en 98 días mientras que los transportistas pagan a 30 días como máximo, convirtiéndose esta situación en una “gravísima” carga añadida a la actividad y competencia de las empresas.

Lo que se pretende es empatizar con la Administración para que entienda la contribución del sector y la situación del mismo con el fin de obtener medidas que garanticen el futuro de un sector tan primordial, que ayuda a mantener y crear el tejido empresarial, industrial y social, representando el 9% del PIB regional, con 20.000 puestos de trabajo directos y 70.000 indirectos, pero cada vez más hundido”, concluye.