Asamblea Fetransa pide que se declare "momento crítico" en el sector transporte

A pesar de que este jueves 25 de julio la nueva Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres entra en vigor, tras su publicación el pasado día 5 en el BOE, la Federación Española de Transporte Discrecional de Mercancías (Fetransa) reitera que son “insuficientes” las reformas llevadas a cabo, pues en su opinión “se ha pasado de largo sobre las principales cuestiones que demandaban las asociaciones de transportistas”.

Para Fetransa esta modificación normativa destaca más por sus “importantes omisiones” que por su contenido en sí. Hay que recordar que esta federación de transportistas desde el inicio de las negociaciones para reformar la LOTT se ha mostrado muy crítica con la mayoría de los acuerdos que se iban adoptando y consensuando con las principales patronales del sector.

Por ello, entiende que se ha perdido una oportunidad “histórica” para adoptar medidas de mejora del sector encaminadas a dotar de un mayor equilibrio al mercado de transporte, omitiéndose aspectos como la obligación del plazo de pago a 30 días con previsión  de sanción para el caso de su incumplimiento, la aplicación obligatoria de la cláusula de revisión del carburante, la limitación de las labores de carga y descarga de los conductores de vehículos pesados, la prohibición de la contratación por debajo de costes o la limitación de la cadena de subcontratación.

Niveles de actividad del año 2000

Estas medidas, insiste Jorge Serrano Pérez, presidente de Fetransa, “eran necesarias para un sector que desde el comienzo de la crisis ha perdido más de 25.000 empresas y autónomos, lo que ha supuesto la pérdida de más de 100.000 puestos de trabajo, con un descenso en la toneladas transportadas de casi un 40%, lo que nos sitúa en índices de actividad del año 2000”.

Con este panorama, la organización lamenta que se haya desaprovechado la ocasión para conseguir una regulación más ordenada y equilibrada del sector, que corrigiera “la debilidad endémica de los autónomos y pequeñas empresas transportistas” frente a toda la cadena de subcontratación a la que se enfrentan y de la que acaban asumiendo todo el peso.

Un aspecto muy negativo para Fetransa es el grave problema que va a generar la exención de los requisitos de honorabilidad, capacidad financiera y competencia profesional a los vehículos de 2 a 3,5 tn de MMA, sobre los que sólo se mantiene la obligación de obtener la autorización de transporte. En su opinión, esta situación va a provocar una fuerte desregularización en el sector y un incremento de la economía sumergida y competencia desleal.

En un plano más positivo, destaca la aprobación de la “acción directa”, ya que supone una “garantía de cobro” para el eslabón más débil de la cadena de subcontratación.