El pasado jueves Fetransa ha dirigido una petición al director general de Tributos con el fin de que el límite para el transporte de mercancías por carretera de 300.000 euros de facturación para poder acogerse al sistema de tributación por módulos no tenga en cuenta la facturación del 2012 sino la del 2013, ejercicio en el que entrará en vigor la norma, a pesar de lo cual la nueva ley toma en consideración la facturación del año inmediatamente anterior, esto es, el 2012.

Según la asociación de transportistas, esta petición se ampara en que muchos transportistas han adecuado su actividad durante el 2012 al límite de facturación de los 450.000 euros previstos para este ejercicio, algunos de ellos superando el límite de los 300.000 euros que se acaba de aprobar, a tan sólo dos meses del cierre del año, lo que les va a generar un gravísimo perjuicio ya que a partir del próximo año tendrían que tributar en el régimen de estimación directa, es decir, fuera del régimen fiscal de módulos.

Fetransa considera que una norma de semejante calado “debe prever un periodo transitorio para que los afectados puedan adaptar su organización empresarial a la nueva situación fiscal” o, al menos, que dicha modificación pueda ser objeto de una interpretación diferente a la que parece apuntar la redacción de la norma, una interpretación que sea “más respetuosa con los principios de irretroactividad de las normas y de seguridad jurídica”.