El Gobierno inaugura el último tramo de la Autovía del Mediterráneo A-7

El Gobierno inaugura el último tramo de la Autovía del Mediterráneo A-7.

El último tramo de la Autovía A-7 del Mediterráneo, que conecta los pueblos granadinos de Carchuna y Castell de Ferro, se ha puesto en servicio esta semana, finalizándose así una vía de gran capacidad que une las ciudades y costas de Málaga, Motril y Almería.

Además de completarse esta autovía, con esta actuación se culmina completamente en alta capacidad el Corredor Mediterráneo, de 1.440 km de longitud, que se extiende desde Cádiz hasta la frontera con Francia, un eje estratégico de comunicación no sólo para Andalucía sino también para el conjunto de la red viaria de España.

La apertura de los 10 nuevos kilómetros de autovía entre Carchuna y Castell de Ferro, que atraviesa los términos municipales de Motril, Lújar y Gualchos-Castell de Ferro, supone una alternativa más rápida, cómoda y segura frente al tránsito por la carretera N-340.

Los 13.502 vehículos que de media circulan diariamente por este tramo de la carretera N-340, con puntas muy superiores en los meses estivales, de los cuales un 12% son vehículos pesados, se verán beneficiados por esta nueva infraestructura.

El presupuesto total del contrato de obras asciende a 118,1 millones de euros, cantidad que, sumada al coste de redacción del proyecto, al importe estimado de las expropiaciones y al coste de la asistencia técnica para el control y vigilancia de las obras, arroja una inversión total de 164,54 millones de euros.

Con este tramo, el Ministerio de Fomento ha puesto en servicio un total de seis tramos de la Autovía del Mediterráneo en Granada que juntos suman 47,3 kilómetros y una inversión total de 1.090 millones de euros.