La Comisión Europea ha aprobado ayudas para seis proyectos de combustibles alternativos de empresas españolas, correspondientes a la convocatoria de los Fondos CEF 2019, en la que se pretendían priorizar las iniciativas relacionadas con el sistema europeo de gestión del tráfico ferroviario ERTMS y los combustibles alternativos para el transporte.

La peculiaridad de esta convocatoria radica en que cuenta con un componente de subvención directa, mediante el mecanismo Conectar Europa, y un componente de préstamo, bien del Banco Europeo de Inversiones o del ICO, en el caso de España.

En total, se han aprobado las seis propuestas que contaban con participación española, que recibirán unas ayudas que suman algo más de 23 millones de euros, para una inversión estimada de más de 157 millones de euros en el país. Esto supone, en términos de ayuda recibida, el 33% del total de ayuda asignada a nivel europeo en la convocatoria, con 70,43 millones.

De estos seis proyectos en los que participa España, cinco contaron con el apoyo del Instituto de Crédito Oficial de España y uno con el apoyo del Banco Europeo de Inversiones. Todos los proyectos presentados tienen como finalidad contribuir a la transición hacia el consumo de una energía más limpia y por tanto hacia una movilidad más sostenible.

En el caso del modo viario, con el despliegue de puntos de recarga para vehículos o con flotas más limpias, y en el ámbito marítimo, con propuestas para un transporte sostenible que permita reducir las emisiones de CO2, mejorar la calidad del aire y reducir el ruido, en el marco de la estrategia LNGhive.