El preacuerdo alcanzado el pasado día 4 de junio, que fué refrendado posteriormente por los trabajadores, a pesar de no contar con el apoyo de todas las organizaciones sindicales, ha permitido firmar finalmente el acuerdo este pasado martes 16 de junio, que contempla una batería de medidas que han de permitir mejorar la competitividad de la planta.

En opinión de Frank Torres, consejero director general y vicepresidente de las Operaciones Industriales de Nissan en España, «acabamos de firmar un acuerdo muy importante para el futuro de la planta de Ávila«.

El excedente de 50 personas se solucionará sin impactar negativamente la plantilla con el traslado de la fabricación de los bastidores de los camiones a Ávila, traslados voluntarios a la planta de Barcelona y bajas de compañía.

Para compensar el sobrecoste que suponen las actividades que no son fundamentales para la planta abulense, se han buscado medidas alternativas como son la forma de compensar los sábados trabajados; la compensación por las jornadas especiales o la reducción del precio de las horas extras.

El acuerdo firmado este pasado martes 16 de junio, contempla otras medidas que buscan ampliar la competitividad de la planta, como son la congelación salarial para los años 2015-2016; incremento de la jornada individual de trabajo a 218 días y apertura de la planta durante 220 días y la creación de un salario de entrada para los nuevos ingresos.

De esta forma, se cierran casi ocho meses de negociaciones entre los representantes de los trabajadores y la dirección de la empresa, que han pasado por momentos de tensión con la convocatoria de varios días de huelga en la planta de Avila en el mes de enero en respuesta de los trabajadores al plan de competitividad presentado por la empresa, que incluían paros todos los sábados del primer trimestre de 2015.