Transporte por carretera en el Pais Vasco

Una de las solicitudes de Fitrans ha sido la necesidad de consensuar «un veradero plan contra la competencia desleal», que implique una «rotunda y clara» coordinación interministerial e interinstitucional tanto en ámbito autonómico, nacional y europeo para abordar una inspección fiscal, laboral y de transporte, y «atajar así todas las actividades fraudulentas existentes que alteran el mercado».

«No podemos, ni debemos, asistir impasibles al desembarco de empresas de capital extranjero que no vienen a crear riqueza y puestos de trabajo sino a esquilmar y romper el mercado del transporte».

Según Fitrans, estas empresas establecen su residencia en terceros países para «beneficiarse de unos menores costes fiscales y laborales», a pesar de que en la práctica realizan su actividad de transporte «mayoritariamente fuera del país donde» trabajan. «El daño que están causando estas prácticas es brutal».

En esa línea, desde Fitrans se están realizando gestiones para «sensibilizar» a las instituciones sobre esta cuestión y «de hecho hemos conseguido realizar, de la mano de la diputada en el Parlamento Europeo, Izaskun Bilbao, una pregunta a la Comisión Europea al respecto».

En concreto, se ha preguntado sobre el seguimiento que la institución europea está realizando de estas prácticas, su conocimiento acerca de la incidencia real de este problema y las medidas que piensan adoptar para evitarlo. Una vez planteada la pregunta, «esperamos respuesta y que se pongan manos a la obra».

Contra la nueva regulación francesa de descanso en camiones

Además, ha mostrado su «absoluto rechazo», al igual que otras asociaciones, a la nueva medida francesa «contra la competencia desleal» que obliga al empresario a organizar el trabajo de sus conductores de manera que no realicen el descanso semanal normal a bordo del vehículo, bajo pena de ser castigado con una multa de 30.000 euros y un año de prisión. Bélgica también ha aplicado una norma similar, si bien la sanción prevista en caso de incumplimiento es de 1.800 euros, 1.200 euros menos.

Esta medida es «justificada» por el gobierno francés en el Reglamento (CE) 561/2006, que autoriza a realizar el descanso semanal reducido a bordo del vehículo siempre que esté provisto de una litera, lo que interpretado a contrario, al no citarse el descanso normal, implicaría que dicho descanso del conductor, el semanal normal, no se podría realizar a bordo del vehículo en ningún caso. «La interpretación es, cuanto menos, dudosa», según Fitrans.

Además, se considera que son muchas las cuestiones que «están por dilucidar» y que están generando «desconcierto e intranquilidad» en el sector en relación con la aplicabilidad de esta norma por parte de las autoridades galas.

El «perjuicio» que esta medida ocasionará, sobre todo, a los países periféricos como España, es «irrecuperable» ya que obligará a las empresas a realizar una «rigurosa planificación» de las rutas, a pesar de que en ocasiones resultará «prácticamente imposible cumplir con dicho precepto», ocasionando una serie de gastos adicionales «en la contratación de otros modos de transporte para que el conductor pueda realizar el descanso semanal normal en su domicilio o en otros alojamientos».

Por ello, la asociación ha propuesto «flexibilizar» dicho reglamento, en especial, en la vuelta a casa de los conductores, y que se amplíen las horas de conducción hasta la llegada a las bases para «evitar que los camiones queden atrapados en Francia con el agravante de tener que abandonar la carga y los camiones» para realizar el descanso.