La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha anunciado este miércoles, durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados, la próxima reforma de la Ley del Sector Ferroviario para incentivar el tráfico ferroviario e impulsar el transporte de mercancías. La reforma diseñará una nueva estructura de cánones que, a diferencia del modelo actual, ayude a la reactivación de los tráficos.

Según ha asegurado Pastor “estamos trabajando en un sistema de cánones que garantice la supervivencia de Adif y se ajuste a la normativa europea”.

En respuesta a la interpelación urgente que le ha planteado el diputado de CiU Pere Macias, sobre las medidas concretas que piensa adoptar el Gobierno para aumentar la libre competencia en el transporte de mercancías por ferrocarril y para mejorar la eficiencia de la gestión de Renfe Operadora en el transporte de mercancías, la titular de Fomento ha indicado que la revisión de la normativa del sector ferroviario dotará de mayor independencia y flexibilidad a Adif para la fijación de dichos cánones por utilización de sus infraestructuras, con el fin de fomentar la competitividad del sector.

La reforma también prestará atención a la regulación de las terminales ferroviarias y de los servicios que allí se prestan, incluyendo mejoras en la tarificación y el régimen de prestación de los servicios, para fomentar la intermodalidad e impulsar la eficiencia y la creación de valor en dichas terminales.

España es el país donde el tren ha caído más

Ana Pastor ha reconocido que, en efecto, “España es el país de Europa donde se ha producido el mayor descenso en el uso del transporte modal en los últimos años”, pasando de un tráfico total de 32,3 millones de tn en 2003, año con el máximo histórico, hasta 24,1 millones de tn en 2011, apenas un 4% de cuota frente a la media europea del 17%. Además, ha destacado la paradoja que de los 11 operadores ferroviarios con certificado de seguridad “solo 6 tienen trenes programados”.

Por su parte, para el diputado catalán la actual situación del ferrocarril en España no es una cuestión de “azar” sino consecuencia de un continuo “desprecio” del transporte ferroviario de mercancías en España, “donde ha habido sólo preocupación por los pasajeros”.

En su opinión, la situación actual también se debe a que no se deja ser “productivo” al ferrocarril limitando la extensión de los trenes a los 400 metros cuando en otros países ya se hacen composiciones de hasta un kilómetro.

Para Macias “algo tan simple como adaptar la red con apartaderos para trenes largos no se hace”, a pesar de que las inversiones necesarios no son cuantiosas. Respecto a Renfe, cree que en un mercado liberalizado no se admiten subvenciones al operador público y encima “no es justificable que tenga pérdidas”.

Precios competitivos

El portavoz de CiU también ha recordado a la ministra que los precios que se cobran al cargador para que ponga sus mercancías en el ferrocarril deben ser competitivos” y en este sentido es difícil que el operador público pueda ofrecer a sus clientes tarifas competitivas “con maquinistas cuya jornada laboral es de media de 2,5 horas al día”.

A pesar de que Macias entiende la presión de los sindicatos, en su opinión no “es lógico que se hagan prácticas de dumping a los operadores privados por parte de Renfe Operadora” . En este sentido, ha pedido a Pastor que los precios de Renfe se adapten al mercado y “no vale que unos funcionarios fijen tarifas en función de los presupuestos públicos”.

Pere Macias ha concluido demandado a la titular de Fomento que el Comité de Regulación Ferroviario se encaje en la nueva ley del Sector Ferroviario como un auténtico órgano independiente y extender la mentalidad dentro de Renfe Operadora de la necesidad de operar en un mercado liberalizado “en igualdad de condiciones”.