Autopista AP-36 Albacete-La Roda la primera en entrar en quiebra

El Gobierno asume la gestión de la AP-36.

El Ministerio de Fomento, a través de la empresa pública Seittsa, ha asumido con fecha 15 de marzo, la explotación y el mantenimiento de la autopista de peaje AP-36, que discurre entre Ocaña y La Roda, como consecuencia del proceso de liquidación de la sociedad concesionaria.

Esta reversión tiene lugar después de que el juzgado correspondiente haya aprobado el plan de liquidación de la sociedad concesionaria y de que el Ministerio de Fomento haya dictado una resolución de medidas provisionales para garantizar la correcta prestación del servicio que fija para el 15 de marzo la gestión directa de esta autopista.

La AP-36 pasa a ser la tercera autopista de peaje en quiebra que revierte al Estado en lo que va de año. El pasado 21 de febrero, Seittsa asumió la explotación de la R-4 entre Madrid y Ocaña (Toledo) y el 1 de marzo la de la R-2 entre Madrid y Guadalajara. Ambas funcionan actualmente sin ningún tipo de incidencia.

Además de la R-4, R-2 y AP-36, está previsto que las autopistas AP-7 entre Cartagena-Vera y AP-7 Circunvalación de Alicante reviertan al Estado el próximo 1 de abril, según los autos dictados por el Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid.

La reversión de estas autopistas al Estado garantiza la prestación del servicio y la subrogación de todo el personal en las mismas condiciones que en la actualidad.

La Ley de Contratos del Sector Público prevé que, en el caso de que una concesión de obra pública inicie la fase de liquidación en un concurso de acreedores, exista la obligación legal de resolver el contrato de concesión y que la infraestructura revierta a la administración concedente.