Torre de control del aeropuerto de El Prat de Barcelona

Los controladores aéreos han convocado paros para los días 8, 10, 12 y 14 de junio.

Resolución por la que se determinan los servicios mínimos a mantener en los servicios de control de tránsito aéreo en Enairedurante la huelga convocada por la USCA, que se puede descargar en este enlace(disponible en formato pdf, de 12 páginas, 1,2 Mb).

El Ministerio de Fomento ha establecido servicios mínimos para la convocatoria de huelga de los controladores aéreos en Enaire para los días 8, 10, 12 y 14 de junio, que realizarán paros desde las 10 a las 12 horas y desde las 18 a las 20 horas.

La convocatoria afecta al colectivo de controladores de tránsito aéreo de Enaire.

Los servicios mínimos tienen como objetivo compatibilizar el interés general de los ciudadanos y, en particular, sus necesidades de movilidad, con el derecho de huelga de este colectivo. Todo ello garantizando la seguridad de las operaciones, aspecto en el que la actividad de control de tránsito aéreo desempeña un papel fundamental.

Así, los controladores aéreos que se consideran necesarios para cubrir los servicios esenciales representan, aproximadamente, un 70% sobre la plantilla programada para el conjunto de los días de huelga.

El martes 26 de mayo, los controladores aéreos aprobaron la convocatoria de paros parciales en junio, convocada por la Unión de Controladores Aéreos, USCA  que representa al 90% de los controladores de Enaire, en protesta por la decisión de Enaire, matriz de Aena, de sancionar a 61 controladores aéreos del Centro de Control de Barcelona por el cierre del espacio aéreo en 2010.

Enaire decidió sancionar a 61 controladores por el cierre del espacio aéreo en 2010, después de que un juzgado de Gavà, en Barcelona, confirmase en la causa “el abandono del ejercicio de sus funciones”, aunque el juzgado decidió archivar la causa.

Tras los hechos sucedidos el 3 y el 4 de diciembre de 2010, el proveedor de servicios de control aéreo abrió los correspondientes expedientes laborales disciplinarios a los trabajadores involucrados en el conflicto.