Las carreteras españolas están preparadas para asumir las 44 toneladas pero antes de hablar de la ampliación de pesos y dimensiones es necesario hablar antes la seguridad”.

Es la idea principal que ha lanzado el director general de Transportes Terrestres del ministerio de Fomento, Joaquín del Moral, durante su participación en el Primer Encuentro de Líderes del Transporte celebrado este miércoles 10 en el SIL 2015 de Barcelona y que se ha centrado en el incremento del peso máximo autorizado como elemento esencial de competitividad.

Del Moral ha insistido una vez más en que en España son factibles las 44 toneladas pero por el momento el Gobierno no adoptará cambios al respecto hasta que no haya un consenso amplio de los agentes afectados al respecto. En su opinión, lo que no podemos abordar ahora es imponer las 44 toneladas obligando a los transportistas a hacer nuevas inversiones en nuevos vehículos.

Asimismo, ha vuelto a insistir que el tema de las modificaciones de pesos y dimensiones debe ser un tema en el que necesariamente debe haber una armonización en el ámbito europeo.

En la jornada también ha participado Carmelo González, presidente de Conetrans, que he expresado una vez más la opinión al respecto de esta patronal y que es negativa hasta que los cargadores no asuman que los beneficios que se obtendrían con la ampliación de las las 44 toneladas deben ser compartida con los transportistas. 

Por su parte, Ramón Vázquez, presidente de Acte, ha pedido que no se comparen situaciones de países concretos para defender que las 44 toneladas tendrían un efecto medioambiental positivo. En su opinión, comparar el modelo español y alemán en cuando a sostenibilidad del transporte no es posible porque “aquí estamos invirtiendo miles de millones en un medio como el ferrocarril que no es sostenible económicamente”.

Por su parte, Carlos Castán, vocal de la comisión de transporte de Transprime, Francisco Ayala, secretario general de UNO, o Philippe Hamet, Manager Policy de la European Comisión DG Movi, se han mostrado claramente partidarios de las 44 toneladas en el sector transporte en toda Europa.