Autopista de peaje R5 en Madrid

Fomento asumirá la gestión de las autopistas en quiebra cuando reviertan al Estado.

La Sociedad Estatal de Infraestructuras de Transporte Terrestre, Seittsa, entidad dependiente de Fomento que asumirá la gestión de las autopistas en quiebra una vez reviertan al Estado, pondrá en marcha diversos estudios en los próximos meses para volverlas a sacar al mercado en las mejores condiciones posibles.

El objetivo es que la diferencia entre la Responsabilidad Patrimonial del Estado a la que habrá que hacer frente y los ingresos que se puedan obtener con su relicitación sea la mínima. Para ello, se tendrán en cuenta las posibles economías de escala que pueda haber entre las distintas autopistas.

Las vías que presentan más sinergias son las radiales que discurren por Madrid y la R4 con la AP-36, por lo que para Seittsa, tendría sentido «paquetizarlas» en dos lotes, que saldrían al mercado por un precio cercano a los 700 millones de euros, según recoge el diario El Mundo. La autovía de Vera a Cartagena, en Andalucía, así como la circunvalación de Alicante, quedarían fuera de estos repartos.

El importe de la relicitación dependerá de un gran número de variables como las necesidades de inversión, los plazos de duración o el tipo de peaje, pero se calcula que el valor de las concesiones estaría entre los 300 y los 1.200 millones de euros.

Fomento aún mantiene conversaciones con los propietarios de la deuda financiera para llegar a un acuerdo, pero desde la Sociedad Estatal de Infraestructuras de Transporte Terrestre, sostienen que lo más probable es que las nueve autopistas sean liquidadas y reviertan al Estado. En este sentido, confían que la relicitación despierte el interés tanto de fondos como de empresas.