Ana Pastor impulsa el cuarto paquete ferrroviario

La ministra de Fomento, Ana Pastor, junto al Embajador Representante Permanente Adjunto de España para la Unión Europea, José Pascual Marco

La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha destacado este pasado viernes, durante el Consejo de Ministros de Transportes de la Unión Europea, que el Cuarto Paquete Ferroviario supone un gran paso adelante hacia un espacio ferroviario único europeo.

Los ministros de Transporte de la Unión Europea han llegado a un acuerdo político este pasado viernes para dar nuevas competencias a una Agencia Europea Ferroviaria para certificar la seguridad y la autorización de trenes en el marco del cuarto paquete ferroviario.

Los Veintiocho han pactado un sistema dual de autorizaciones de los vehículos y certificaciones de seguridad en el que la Agencia Europea Ferroviaria actuará como único punto para autorizar los vehículos y la emisión de certificados de seguridad para operaciones transfronterizas, es decir, tendrá la capacidad ejecutiva para emitir certificados de seguridad válidos para circular por toda la Unión Europea, algo que beneficiará al sector.

El compromiso alcanzado por los Veintiocho prevé sin embargo que los vehículos y operaciones ferroviarias que implican exclusivamente al transporte nacional se podrá elegir remitir una solitud de autorización o de certificación a la agencia o a la autoridad nacional de seguridad ferroviaria, que seguirán teniendo un papel importante a la hora de realizar las evaluaciones necesarias en todo caso.

«La agencia europea tendrá más competencias, pero España ha preservado algo que defendió desde el principio y que ha salido finalmente, que es que cuando los trenes que circulen en nuestro país, la responsabilidad de las autorizaciones será de la agencia española. Creo que este es un buen camino«, ha destacado la ministra de Fomento, Ana Pastor.

La ministra ha celebrado que España haya «logrado que pueda haber un pasaporte único (del material rodante) para los trenes que circulen en la Unión Europea«, algo que redundará en beneficio de la competitividad y eficiencia del sistema.

La Agencia Europea Ferroviaria vigilará a través de auditorías e inspecciones cómo las autoridades nacionales llevan a cabo sus funciones relativas a la seguridad e interoperabilidad y si detecta deficiencias y los Estados miembros responden de forma insuficiente la Comisión Europea podrá emprender acciones apropiadas en base a los resultados de la auditoría.

El acuerdo contempla la creación de un mecanismo de apelación para contestar una decisión negativa y en caso de desacuerdo entre la Agencia Europea Ferroviaria y las autoridades de seguridad nacional se podrá lanzar un procedimiento de arbitraje a petición de las autoridades nacionales.

España ya ha adelantado en sus políticas, aspectos que se incluyen en las disposiciones del Cuarto Paquete Ferroviario, como la separación entre administrador y los operadores o la liberalización del tráfico interior de viajeros

Una línea estratégica básica de las actuaciones españolas está inspirada en la transición hacia un mercado ferroviario con menos barreras y más interoperable