El Ministerio de Fomento ha reducido en un 71% la inversión en 2013 para el puerto de Castellón, pasando de un presupuesto previsto inicialmente de 14 millones de euros a disponer de tan solo cuatro millones de euros, que se destinará a amortizar deuda y a financiar los servicios de la nueva dársena sur. Por lo tanto, a pesar de que el puerto ya ha finalizado el proceso de ampliación, no podrá ultimar el proyecto y tendrá que seguir esperando.

Como consecuencia, el puerto tendrá que finalizar la expansión que estaba llevando a cabo el puerto desde 1997. En todo este periodo, y con un inversión, tanto pública como privada, de más de 1.000 millones de euros, el puerto de Castellón ha puesto en funcionamiento los muelles de la Cerámica y el Centenario, la dársena sur y la prolongación del dique este.

Con esta partida  no se podrán llevar a cabo tampoco los nuevos accesos viarios previstos y el puerto de Castellón no podrá contar con conexión ferroviaria. Fomento garantizó la construcción de un tercer carril en la actual red ferroviaria del Corredor Mediterráneo, sin embargo, tras la reducción presupuestaria, esta obra no se llevará a cabo, de momento.