En febrero, Ford se comprometió a que toda su gama de comerciales tuvieran una versión de cero emisiones en 2024. De hecho, espera que dos tercios de las ventas de este tipo de vehículos procedan de modelos totalmente eléctricas o híbridos enchufables de aquí a 2030.

En este contexto, invertirá 248 millones de euros en la fabricación de un nuevo comercial ligero en 2023 en su planta de Craiova, Rumanía, del que estará disponible una versión totalmente eléctrica en 2024.

Será la tercera instalación del fabricante en construir un vehículo totalmente eléctrico, tras el Centro de Vehículos Electrificados de Colonia, en Alemania, y la planta de Ford Otosan en Turquía.

El nuevo vehículo también estará disponible con algunos de los motores convencionales de gasolina y diésel más avanzados del fabricante.

Desde la adquisición de la planta de Craiova en 2008, la marca ha invertido unos 1.658 millones en sus operaciones de fabricación en Rumanía, incluyendo la inversión en este nuevo modelo.

En los últimos años se han realizado importantes mejoras en la línea de montaje, con la instalación de más de 600 robots para mejorar la eficiencia y la calidad en los talleres de carrocería, estampación, pintura, tapicería y chasis.