Muchas ciudades y pueblos limitan la velocidad alrededor de las escuelas, los hospitales y las zonas comerciales. Sin embargo, ver las señales puede depender de su visibilidad, de si están ocultas por las ramas o de si están rodeadas por otras señales.

Por ello, Ford está probando una tecnología de vehículos conectados que utiliza el geoperimetraje y que algún día podría eliminar por completo la necesidad de señales de límite de velocidad.

Se trata de un sistema de control de límites de velocidad por geovallas que podría hacer las calles más seguras para los demás usuarios y los peatones, pero también ayudar a evitar multas por exceso de velocidad y mejorar la apariencia de las carreteras.

La geovalla puede garantizar que la velocidad se reduzca donde sea necesario, teniendo en cuenta que el establecimiento de zonas de 30 km/h se considera una de las medidas clave para reducir el riesgo para los peatones en las zonas urbanas, al tener los conductores más tiempo para reaccionar.

El sistema es potencialmente más flexible y eficaz que los sistemas de a bordo, y podría aplicarse a los vehículos comerciales y de pasajeros. De momento, se está probando con furgonetas E-Transit en todas las zonas de 30 km/h en el centro de Colonia, en Alemania, así como en zonas seleccionadas de 50 km/h y 30 km/h en otros lugares de la ciudad.

El conductor recibe la información a través de la pantalla del salpicadero, con el nuevo límite de velocidad parpadeando por debajo de la velocidad actual. En ese momento, el vehículo reduce automáticamente la velocidad en función de la zona geovallada.

El conductor puede anular el sistema y desactivar el control del límite de velocidad en cualquier momento. En el futuro, el sistema de Control de Límite de Velocidad Geoperimetral podría permitir a los conductores establecer sus propias zonas de ‘geofencing’ a 20 km/h, incluso en depósitos e instalaciones privadas.

Los límites de velocidad también podrían establecerse de forma dinámica, para tener en cuenta los peligros locales, las obras temporales en la carretera y la hora del día.

La prueba se prolongará hasta marzo de 2023 y forma parte de iniciativas de investigación más amplias que ponen a prueba los vehículos de preproducción y los prototipos de la E-Transit en una variedad de escenarios en Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Noruega y Reino Unido.

 

CdS-Banner-suscripcion-OJD-750x110