Ford ha sometido a su vehículo comercial de 2 toneladas a duras pruebas durante seis meses para comprobar la resistencia y el estado que la Transit tendrá después de diez años de uso por parte de los profesionales.

En este proceso de envejecimiento acelerado se ha basado en ensayos de durabilidad, como el equivalente a conducir 11 millones de kilómetros en condiciones extremas con temperaturas a 40ºC y hasta -40ºC, simulando en sólo seis meses el tratamiento más duro que los clientes podrían aplicarle en una década.

Las pruebas se han realizado en las instalaciones del fabricante en Lommel, Bélgica, y en Romeo, Michigan.

En Lommel, Ford ha sometido a todas las versiones de la nueva Transit, furgoneta, chasis cabina y minibús, a más de 30 pruebas de castigo de vehículos, incluyendo la prueba de durabilidad realizada arrastrando el peso máximo de un remolque totalmente cargado.

Otros desafíos más extremos han sido el non-stop a máxima velocidad durante dos meses, rodando el vehículo sobre caminos de grava, y sometiéndolo a baños de sal y barro. También se ha ensayado la resistencia a la corrosión en las cámaras de alta humedad durante 12 semanas.

Viaje alrededor del mundo

El fabricante ha sometido al vehículo más de 5.000 veces a una ruta extrema de baches y golpes, y ha llevado a cabo otra prueba en la que era conducido sobre un bordillo de 140 mm a 60 km/h. Los prototipos también han sido probados en lugares cuidadosamente escogidos de Europa, América del Norte, África y Asia, enfrentando los 40 grados de Arizona, Dubai y Sudáfrica, contra los 40 grados bajo cero de Finlandia y Canadá.

Antes de su lanzamiento, el nuevo modelo cubrió más de 500.000 km en condiciones que difícilmente se pueden dar en carreteras reales.

Además, en los laboratorios, el motor diesel Duratorq de 2,2 l trabajó durante 46 días continuos con los conductores urbanos especializados en plataformas de alta carga, como parte de miles de horas de pruebas del motor. En estos laboratorios de ensayo se replica un ciclo de vida de 10 años del vehículo en sólo 30 días.

Como consecuencia de este proyecto, el fabricante ha identificado fallos y ha aplicado un centenar de mejoras, como el rediseño del carril lateral en los modelos van jumbo, y el fortalecimiento del travesaño en el chasis cabina.

Desde Ford afirman que para entregar un producto más fuerte y robusto, lo que conlleva una mayor fiabilidad y durabilidad, «se debe empujar la furgoneta hasta el límite y más allá».

[youtube video=»8sgeP3RReg8″ ancho=»480″ alto=»300″]