Con la entrada en vigor a primeros de marzo de una nueva ley que refuerza las sanciones por incumplir las normas sobre el desplazamiento de trabajadores y ante la falta de una norma europea que ponga coto a la dispersión regulatoria nacional en estos casos dentro de la Unión Europea, las autoridades francesas han incrementado las cuantías de estas sanciones, como refiere Atfrie en su página web.

Estas multas se aplican también a los conductores de vehículos industriales extranjeros que realizan transporte internacional por carretera con salida o destino en Francia, así como a los que realizan actividades de cabotaje por carretera en territorio galo.

El empleador que no cumpla con todos los requisitos de la declaración de desplazamiento o de la designación del representante deberá pagar 4.000 euros, frente a los 2.000 euros con que se sancionaba antes de la entrada en vigor de esta nueva norma, por cada empleado.

Además, si se reincide en la misma infracción en un plazo de dos años después de la primera, la cuantía de la multa se duplicará.

En ambos casos, la sanción también afecta al contratista del transporte si no cumple con la obligación de supervisión de las condiciones de realización de los servicios de transporte de acuerdo con la legalidad francesa, tal y como consta en la norma.