Las autoridades francesas han implantado un sistema de control de los vehículos que circulan por carretera utilizando el sistema de pago de telepeaje, debido a las estafas que se vienen produciendo a través de la falsificación de estos dispositivos.

Mediante el nuevo sistema de control instalado, se verifica la matrícula correspondiente a cada dispositivo, ya que en las estafas que las autoridades galas han detectado, las matriculas establecidas en los dispositivos no se correspondían con la del vehículo que entraba en la autopista.

Según fuentes de la Asociación de Transporte Internacional por Carretera (Astic), los descuentos aplicados a los transportistas por parte de los concesionarios de autopistas serán retirados para el vehículo con el que se haya producido la estafa y, en caso de ser reincidente en un periodo mínimo de dos meses, se suprimirán todos los descuentos para dicho vehículo.

Además, si una empresa ha cometido la estafa a través de más de un vehículo, se procederá a la suspensión definitiva a toda la flota de la compañía y se le negará el reembolso correspondiente a los 12 meses anteriores.