Friopuerto del grupo Romeu

Almacenes a temperatura controlada de Friopuerto.

El próximo mes de enero entrará en funcionamiento Friopuerto Veracruz, la primera instalación de temperatura controlada ubicada dentro de un puerto del Golfo de México, casi un año después de que el Grupo Romeu y Griver, que han impulsado el proyecto, colocasen la primera piedra el pasado 11 de febrero

La instalación, ubicada en el puerto de Veracruz, contará en su primera fase con más de 2.500 m² cubiertos y tendrá una capacidad de almacenaje para 22.000 m³.

Entre los motivos que impulsaron la inversión del grupo mexicano y del español se encontraba las carencias que los puertos del país latinoamericano tienen con respecto a este tipo de infraestructuras. De hecho, los puertos de Coatzacoalcos, Veracruz, Tuxpan o Altamira no cuentan actualmente con instalaciones frigoríficas

Primer almacén a temperatura controlada

Así pues, Friopuerto Veracruz será pionero en el almacenaje a temperatura controlada y logística de perecederos en el Golfo de México, a través de un proyecto que empezó a gestarse hace ya tres años.

Este almacén ha supuesto una inversión de cinco millones de euros, y contará con tres cámaras frigoríficas, una de temperatura positiva para frescos, otra de temperatura negativa para congelados y una tercera con temperatura variable.

Además, también albergará un muelle de recepción y expedición totalmente climatizado con siete muelles de carga para camiones o contenedores que permitirán, entre otras actuaciones, realizar operaciones de cross docking.

También se incorporan dos puntos de inspección, uno para productos de origen animal y otro para productos de origen vegetal, tanto para operaciones de importación como de exportación.

Finalizado en diciembre

La construcción de la infraestructura finalizará en diciembre, teniendo lugar posteriormente el enfriamiento de las cámaras, y en la misma se realizarán 30 operaciones diarias.

Al estar ubicada dentro de un área de 20.000 m² del Grupo Griver, cuenta con capacidad de crecimiento para poder acometer la segunda fase del proyecto.

Mejoras para todo el sector

Actualmente, el puerto de Veracruz sólo dispone de una pequeña zona refrigerada donde hacer las inspecciones sanitarias, pero la mercancía debe volver a ser guardada en los contenedores refrigerados de las navieras hasta que salen de dicha instalación.

Estas operaciones generan costes adicionales para los importadores, que deben costear la electricidad para mantener la unidad refrigerada y, sobre todo, el pago por demoras que cobran las navieras por tener los contenedores parados.

Las nuevas instalaciones de Friopuerto Veracruz permitirá a importadores y exportadores poder operar mayores volúmenes en la instalación portuaria, beneficiando del mismo modo al sector transporte al aumentar la demanda de productos perecederos.