La Federación Regional de Organizaciones Empresariales de Transporte de Murcia (Froet) considera que los casos de transportistas ebrios perjudican la imagen del sector y de los profesionales. Por este motivo, han exigido a la Administración que los camioneros tengan que pasar un reconocimiento médico obligatorio para el acceso a la profesión, según indica La Opinión de Murcia.

En este sentido, consideran también que el empresario debería poder solicitar, por ley, un test de alcohol y drogadicción a los conductores que contrate. Estas medidas permitirían además revelar ciertas enfermedades, como la apnea del sueño, que quizá no hayan sido diagnosticadas pero pueden afectar al desarrollo normal del trabajo del transportista.

Manuel Pérezcarro, secretario del Froet, recuerda que las empresas son responsables de la seguridad tanto del conductor como de los usuarios que circulen por la vía, por lo que necesitan «más herramientas» para luchar contra este tipo de situaciones que, aunque no son habituales en Murcia, es necesario erradicar.

Cabe destacar que la campaña de intensificación de la vigilancia sobre camiones, furgones y furgonetas que puso en marcha la Dirección General de Tráfico entre el 9 y el 15 de febrero de 2015 terminó con 11.403 denuncias y 120 positivos en drogas o alcohol.

En el caso de los camiones, se controlaron 32.250 vehículos y se denunció a 5.987 por diversas infracciones, entre las que se encontraron 31 casos de positivos en alguna de estas sustancias.