Frontline ha recomprado los contratos de construcción de seis graneleros de última generación que actualmente  se encuentran actualmente en construcción en el astillero surcoreano de Hyundai Heavy Industries.

La operación tiene un precio de compra total de 565,8 millones de dólares, 463 millones de euros al cambio, incluidos 25,7 millones de dólares, equivalentes a 21 millones de euros, en adaptaciones de especificaciones, y que la compañía financiará con préstamos existentes, además de con instrumentos a largo plazo que se suscribirán cuando la entrega de los barcos esté próxima.

Así mismo, los buques están diseñados para operar con diferentes combustibles, incluido el biocombustible, tienen el potencial de ser convertidos o adaptados para consumir GNL o amoníaco y, en consecuencia, reducir sus emisiones contaminantes. De igual modo, las nuevas construcciones también estarán equipadas con scrubbers.

El calendario de entregas fija que cinco buques se irán entregando durante todo 2022 y a partir del primer trimestre, mientras que el último buque en el primer trimestre de 2023.

Con estas entregas, el grupo impulsa su apuesta por una flota moderna, de alta calidad y de bajo consumo de combustible, al tiempo que adapta la incorporación de estos buques en una ventana de tiempo que se considera cerrada para nuevos pedidos e impulsa la sostenibilidad en su actividad de transporte.