Los puertos del archipiélago balear han movido durante el pasado 2020 un total de 12.327.169 toneladas de mercancías, un 24% menos que en 2019, debido al impacto de la crisis sanitaria, según los registros de la Autoridad Portuaria de Baleares.

La crisis sanitaria se ha traducido en un acusado descenso de los tráficos de mercancías que ha afectado a todos los puertos del archipiélago, con un retroceso de un 24% en el puerto de Palma, de un 27% en el puerto de Mahón, de un 30% en el de Alcudia, de un 25% en el puerto de Ibiza y de un 16% en el puerto de la Savina.

Así mismo, por tipo de mercancía, los enclaves portuarios baleares han movido el pasado ejercicio más de diez millones de mercancía general, un 20% anual menos.

De ese volumen, 7.066.534 toneladas al puerto de Palma, con una caída de un 22%, 2.217.306 toneladas al puerto de Ibiza, con un retroceso de un 24%, 236.118 al puerto de la Savina, un 13% menos que en 2019, 410.124 al de Mahón, que pierde un 23%, y 893.245 toneladas al de Alcudia, que gana un 21% anual.

Por lo que respecta a los graneles líquidos, básicamente combustibles, el total del sistema portuario balear presenta un retroceso anual en 2020 de un 37%, con caídas por cada enclave de un 44% para Ibiza, de un 36% respectivamente para para Palma y Mahón, así como de un 24% para Alcudia.

Así mismo, los tráficos de graneles sólidos también han retrocedido en un 57% para el conjunto de las dársenas del archipiélago, con caídas de un 80% para la Svaina, de un 73% en Alcudia, de un 34% en Mahón, de un 17% en Palma y de un 2% en Ibiza.