Los tráficos de graneles, fundamentalmente de sólidos, siguen impulsando la actividad del puerto de Almería, que está viviendo una buena evolución en los primeros meses de 2021 que le permite recuperar algo de lo perdido durante el año pasado como consecuencia de la pandemia.

En este sentido, el pasado enero, desde el recinto portuario almeriense se embarcaron más de 19.600 toneladas de sal común, lo que supone un 250% más que en el mismo mes del año pasado.

De este volumen, la mayor parte se ha transportado a granel, hasta sumar un volumen total de 19.518 toneladas, mientras que el resto ha salido de la dársena como mercancía general.

Como consecuencia, este volumen casi iguala el total de envíos realizados en todo el año 2020, cuando se embarcaron 20.500 toneladas, algo que se debe en gran medida a las nevadas que se han registrado durante el pasado mes de enero en gran parte de Europa, lo que ha disparado la demanda de los envíos del cloruro de sodio que se produce en la provincia como fundente.

Por otra parte, en 2020, la mayor parte de los envíos de este producto se realizaron en buques a granel, con un volumen total de 19.342 toneladas, así como otras 1.200 toneladas, como mercancía general, en embalaje, con lo que la práctica totalidad de la sal enviada desde el puerto de Almería a mercados extranjeros el pasado año tuvo como destino Noruega.