El número de fallecidos en accidentes con furgonetas y camiones supone un 8,47% del total habidos en 2017.

Los siniestros viales representan un 13,4% del total de accidentes laborales habidos en 2018.

El incremento de los servicios de comercio electrónico y la presión que ponen las entregas de última milla sobre los conductores profesionales, especialmente de furgonetas y vehículos ligeros, ha tenido mucho que ver en el aumento de un 10% anual en la mortalidad en los accidentes viales laborales durante el pasado 2018.

En este sentido, el reciente Observatorio de la Siniestralidad Vial Laboral de España elaborado por Asepeyo y CNAE, refleja que en 2018 murieron en accidente laboral de tráfico 260 personas, 58 más que en 2017.

Así mismo, los siniestros viales representaron un 13,4% del total de los accidentes laborales, lo que significa un incremento del 5% respecto a 2017, mientras que la mortalidad en los accidentes viales laborales supuso el 45% de la habida en la totalidad de los accidentes laborales, un 10% anual más, como ya se ha escrito anteriormente.

De igual modo, el trabajo también estima que la duración media de las bajas por accidente laboral de tráfico es 7,4 días más larga que la del conjunto de accidentes laborales, mientras que por lo que respecta a la edad, la mayor incidencia se sitúa en el tramo de 16 a 29 años, tanto en accidentes en misión durante la jornada laboral, como in itínere, o en los desplazamientos que realizan los trabajadores desde sus domicilios a sus centros de trabajo.

Adicionalmente, el lunes es el que registra más accidentes in itínere, y el viernes en misión, mientras que por sector de actividad económica, el que registra un mayor tasa de incidencia es la hostelería, y el de menor, la educación.