Tras casi dos meses de confinamiento, se ha detectado una reducción del 40% de las partículas de contaminación atmosférica PM2.5 en Madrid. El estudio, aportado por Seur, se ha llevado a cabo entre los días 9 de marzo y 27 de abril comparando los datos obtenidos con los de las semanas previas a la crisis sanitaria del Covid-19.

Atendiendo a los límites marcados por la OMS, antes del estado de alarma, en Madrid se registraban muchos valores por encima del máximo diario permitido, establecido en 25 μg/m3, y ligeramente por debajo del objetivo anual de 10 μg/m3. Esto suponía un nivel de contaminación relativamente alto, tanto en los valores medios como en los máximos.

Sin embargo, durante el confinamiento la mayoría de valores han estado por debajo del objetivo y muy pocos han superado el límite marcado por la OMS. También se ha detectado una reducción drástica del número de puntos rojos en el centro de Madrid, especialmente fuera de Madrid Central.

Proyecto de medición

El operador, que ha seguido recogiendo los datos de forma regular durante el estado de alarma, realiza la medición de la calidad del aire gracias a unos sensores instalados en tiendas Pickup, hubs urbanos y vehículos de reparto. Esto permite medir en tiempo real, calle por calle, la cantidad de partículas finas PM2.5 respirables.

La compañía de transporte ofrece esta herramienta tanto a sus clientes y destinatarios tras recibir su envío, como a las autoridades públicas. La empresa matriz, DPDgroup ya ha implantado esta iniciativa en ciudades como Lisboa y París, y a lo largo de los próximos meses, extenderá este proyecto a un total de 20 ciudades europeas.

Los datos recogidos durante este periodo pueden servir como una prueba piloto para valorar la puesta en marcha de regulaciones que permitan prevenir el impacto en la salud pública de las partículas PM2.5.