El mes de abril ha supuesto un duro golpe para las tasas de carga de los contratos a largo plazo en las líneas entre Estados Unidos y el Lejano Oriente, con caídas significativas tanto en las rutas de la costa este como en la oeste.

Los precios se han reducido abruptamente, en línea con los del mercado spot, después de meses de una gran distancia entre ambos. Tal y como señalan desde Xeneta, esto es consecuencia de la debilidad de las exportaciones estadounidenses frente a las importaciones, pues mientras los envíos desde el Lejano Oriente han aumentado un 31% desde el comienzo de la pandemia, las exportaciones se han reducido un 19%.

En lo que se refiere a los datos de los dos primeros meses del año, las exportaciones desde la costa oeste han descendido en un 2,5%, mientras que las de la costa este han caído en un 19,7%.

Además, una gran cantidad de contenedores vacíos se ha enviado de vuelta al Lejano Oriente, pero la demanda en la dirección opuesta es enorme y las tasas empiezan a reflejar esa realidad.

En total, las tasas de los contratos a largo plazo se han reducido en 250 dólares/FEU entre la costa este y Oriente Medio desde mediados de marzo, pasando la diferencia con las tasas spot de 350 dólares a solamente 90. El efecto ha sido todavía más pronunciado en la costa oeste, donde la diferencia de 600 dólares se ha reducido también a 90.

Sin embargo, conviene apuntar que las navieras continúan en una posición muy fuerte de cara a las negociaciones, pues pese al descenso, las tasas de los contratos a largo plazo siguen creciendo respecto al año anterior.

Los contratos firmados en los últimos tres meses muestran incrementos de hasta un 20% respecto a los de 2021 en los envíos desde la costa este, mientras que el aumento en los de la costa oeste ha sido del 10,5%.

 

CdS-Banner-suscripcion-OJD-750x110