Las medidas de higienización de los vehículos pesados para hacer frente al Covid-19 suponen un gasto extra de 5.000 euros mensuales de media para las empresas de transporte internacional, que deben proceder a la desinfección sistemática de cada camión para evitar contagios.

Entre las nuevas medidas de limpieza rutinaria, se incluye la limpieza con productos antisépticos en función del material a tratar y de si está o no en contacto con la carga y del tipo de carga. En la cabina, se higienizan todos aquellos puntos de contacto habitual, pero al término de cada jornada, se realiza una limpieza más profunda en el interior y el exterior, con líquido desinfectante de amplio espectro o con ozono o rayos ultravioleta.

Además, cada empresa invierte más de 60 euros de media en medidas de protección para los trabajadores, como mascarillas y guantes, geles hidroalcohólicos, formación, manuales y medidores de temperatura.

Carga y descarga

Desde Astic reconocen que el transporte por carretera es un potencial vector de expansión geográfica del virus y que deben proteger tanto a sus trabajadores como al resto de la sociedad. Sin embargo, denuncian que no se está aplicando una de las medidas más eficaces, como sería la prohibición de la carga y descarga de mercancías y palets, todo ello pese a las indicaciones de la Comisión Europea y el propio Gobierno español.

La Asociación insiste en que esas tareas no les corresponden a los conductores profesionales, por lo que emplear su tiempo en ellas es contraproducente y precisamente en el momento actual, resta eficacia a las costosas medidas implementadas por las empresas para proteger a los profesionales y evitar la expansión de los contagios entre regiones de Europa.

En este sentido, continúa extendiéndose la imposición de cargar, descargar y retornar los palets de madera, siendo un material nada adecuado para la perfecta higienización de los vehículos pesados.