La Federación Valenciana de Empresarios del Transporte y la Logística, FVET, ha manifestado su rechazo al pago por uso de las infraestructuras que han planteado desde el Ministerio de Transportes.

Tal y como ha explicado su presidente, Carlos Prades, el transporte de mercancías por carretera «ya contribuye suficientemente vía impuestos a atender las necesidades de mantenimiento e inversión en infraestructuras viarias«.

De hecho, solamente a través del impuesto específico sobre el combustible, los transportistas aportan más de 15.000 millones de euros todos los años a las arcas públicas.

Desde la Federación aseguran sentir un gran “desconcierto y rechazo” por la implantación de esta medida, y recuerdan que el Ministerio asumió por escrito, con la firma del Secretario de Estado de Transportes, el compromiso de que «no se implantará ninguna euroviñeta a los transportistas profesionales sin el consenso del sector«.

Sin embargo, ahora dan a conocer esta nueva medida, sin que exista tal acuerdo con el sector, denuncian desde la Federación. La intención del Gobierno es desarrollar un sistema de pago por uso para la red estatal de vías de alta capacidad a partir de 2024, si se aprueba la reforma fiscal prevista para un año antes.