muelles del puerto de Vigo

Feijóo ha puesto el foco en las instalaciones portuarias de Galicia, que convierten a la región en «un enclave estratégico para el transporte de mercancías«.

El proyecto de la nueva ruta de la seda permitirá a Galicia estrechar las relaciones comerciales con China y situarse como plataforma logística para el sur de Europa. Así lo ha explicado Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia, en un encuentro con la Cámara de Comercio para la Importación y Exportación de Maquinaria y Productos Electrónicos.

Gracias a su situación geográfica, la Comunidad Autónoma ofrece buenas condiciones para el tráfico marítimo. En concreto, cuenta con 1.400 kilómetros de costa, lo que convierte a la región, según Feijóo, en «un enclave estratégico para el transporte de mercancías”.

En esta línea, se ha referido al puerto de Vigo, donde se encuentra la única zona franca del noroeste de la península, y los puertos exteriores de A Coruña y Ferrol, cuyo calado permite la entrada de buques de gran tonelaje y el trasbordo de mercancías. También ha puesto el foco en las terminales portuarias de Marín y Vilagarcía de Arousa o los 122 puertos pesqueros de la zona.

El sistema de Autopista del Mar tiene, por lo tanto, en Galicia un puerto de referencia”, según ha indicado el presidente de la Xunta, que ha resaltado que sus infraestructuras marítimas se complementan con una red viaria de casi 5.600 kilómetros, tren de alta velocidad y tres aeropuertos.

De hecho, Galicia está entre las siete autonomías de España que más exporta a China y que más importa desde el país asiático. En 2016, un total de 477 empresas gallegas exportaron a China, un 15% más que en 2015.

Menos trabas burocráticas

Se trata del principal destino en Asia para las exportaciones gallegas y el tercer país del que Galicia más importa, después de Francia y Portugal. Las tres cuartas partes de las exportaciones, después del textil, son materias primas y productos intermedios de la industria agroalimentaria.

Además, la Xunta pretende facilitar las inversiones en la Comunidad, con el fin de que las empresas interesadas puedan establecerse en cualquiera de sus polígonos industriales. Así, ha indicado que se están suprimiendo las trabas burocráticas para facilitar la actividad empresarial.

También ha garantizado que las empresas que quieran instalarse en la Comunidad Autónoma pagarán menos impuestos, tendrán que realizar menos trámites administrativos y dispondrán de suelo industrial a bajo coste.

En este sentido, en el encuentro se ha hecho hincapié en las posibilidades de inversión tanto para China como para Galicia en el sector de la automoción, el naval, el agroalimentario, el turístico y de servicios, las energías renovables o el ámbito de los bienes industriales.