Presentacion del robot Carlos en el CIS Galicia

Presentación del robot Carlos en el CIS Galicia.

Durante la Jornada ‘Shipbuilding 4.0: dinamización de la capacidad innovadora de él sector naval gallego’, celebrada este martes 6 de octubre en el ferrolano Centro de Innovación y Servicios de Galicia (CIS Galicia), desde la Xunta han destacado la «innovación en fabricación avanzada» como el «camino a seguir» por astilleros e industria auxiliar gallega en el llamado Naval 4.0.

Desde la administración autonómica también han destacado «el resurgir del naval», que con 1.800 millones de euros en contratos se ha situado en la senda “para recuperar el liderazgo” del sector, meta que sólo puede conseguirse «mediante una decidida apuesta por las nuevas tecnologías».

Por el momento, la Xunta y la industria naval gallega han llegado a un acuerdo para invertir dos millones en los primeros pasos para la implantación del Naval 4.0, un proyecto que une las capacidades del CIS Galicia con Aclunaga y Navantia, con los centros Aimen, ITG y Soermar, y con el Colegio de Ingenieros Navales.

Dicho acuerdo busca además captar más fondos de Europa para el sector naval, abriendo la puerta a la mejora de la competitividad a través de la diversificación del sector.

Nuevos proyectos

En el marco de este acuerdo, desde la Xunta han presentado en el CIS tres proyectos capaces de impulsar la competitividad del sector.

El primero de ellos, Carlos, es un robot cooperativo fruto de una investigación liderada por Aimen. Destinado a grandes espacios de fabricación, esta máquina hará operaciones de marcado y colocación de pernos autosoldables en bloques de superestructura de buque, una tecnología que permitirá aumentar la competitividad de la industria naval y que ya ha sido probada en Astilleros Valiña.

Desde Igape y GAIN también se han mostrado las capacidades del proyecto Conforship, fruto del programa Innterconecta, que busca superar la ineficiencia y impredictibilidad en el conformado de chapas para la fabricación del casco del buque. Mediante este proyecto, se reducirá en un 80% el tiempo de fabricación y en un 50% los costes de consumibles.

Por otro lado, se han presentado tres iniciativas de composites para el naval: Mosaic, Co-Patch y Parche, que han conseguido nuevos materiales para ganar ligereza reduciendo el consumo de combustible, así como para reparar de forma más competitiva las estructuras de acero.