Planta regasificadora de Reganosa en Ferrol.

Desde Reganosa, creen que es necesario situar estaciones de suministro de GNL a buques en diferentes puertos gallegos.

La política energética de la Xunta de Galicia sitúan a la región como una de las mejor preparadas de Europa para recibir a partir del 2020 el Gas Natural Licuado, GNL, de Estados Unidos, donde este mercado se encuentra en plena expansión, de tal forma que triplica en estos momentos su producción con respecto a la actual demanda española.

Esta es una de las principales conclusiones alcanzadas en la II Feria de la Energía de esta Comunidad Autónoma, que se ha celebrado recientemente en Pontevedra, en la que ha participado Reganosa, cuya terminal de Mugardos, en el puerto de Ferrol, puede convertirse en el futuro hub del GNL en el noroeste peninsular.

La administración gallega prevé una inversión 215 millones de euros en el periodo 2018-2020 en este proyecto, 54 de ellos pertenecientes al ámbito público y 161 al privado. De este modo, se pretende hacer de Galicia la gran puerta de entrada a Europa del gas norteamericano y favorecer el suministro de GNL como combustible marítimo limpio.

Cuatro actuaciones

El plan incluye cuatro actuaciones, que se encuentran ya en distintas fases de ingeniería. Así, el proyecto exige un tercer tanque de almacenamiento para incrementar la competencia y rebajar los precios, y la construcción de un segundo atraque para diversificar los servicios ofertados y garantizar el abastecimiento.

También es preciso habilitar estaciones satélite en los principales puertos gallegos, para surtir a clientes locales, y contar con un buque ‘feeder‘, para facilitar las operaciones entre embarcaciones y cubrir la demanda en el noroeste.

En este contexto, desde Reganosa creen que es necesario situar estaciones de suministro de GNL a buques en los puertos de Vigo, Marín, Vilagarcía, La Coruña, y Viveiro y Ribadeo, en Lugo, además de una en la Costa da Morte.

El programa de la Xunta hasta 2020, contempla ya la primera fase del gasoducto de enlace de Galicia con la meseta, el Guitiriz-Zamora, para conectarse con el mercado europeo, así como la conversión a GNL de la flota pesquera gallega o el fomento de acciones comerciales para expandir la demanda.