La Xunta de Galicia ha anunciado que a partir de enero, se «incrementa al 100%» la exención del abono del céntimo sanitario que grava el gasóleo en la comunidad. Así lo ha indicado Feijoo, quien ha asegurado que «los transportistas no pagarán nada, por primera vez, en lo que se refiere al céntimo sanitario» una medida con la que «se trata de ayudar» a «mejorar sus condiciones» y para servir como «una reactivación de su economía».

Por su parte, la consejera de Hacienda, Elena Muñoz, ha precisado que los transportistas «tendrán derecho a la devolución total de los importes que tengan que pagar» y que esta decisión afectará al 80% de los vehículos de transportistas profesionales, porcentaje que ha elevado hasta el 94% en los vehículos pesados. Además, ha recordado que Galicia mantiene el «tipo 0» para el gasóleo agrícola y ganadero.

En Galicia, este impuesto se incorpora en el tipo máximo que permite aplicar el Estado a las Comunidades Autónomas, de 4,8 céntimos por litro de gasoil. La devolución anunciada sólo beneficiará a los transportistas, que hasta la fecha se les devolvía sólo el 75%, es decir, 3,6 céntimos por litro.

Según recoge el diario ‘La Voz de Galicia’, la Federación Gallega de Transportistas ha manifestado su satisfacción, aunque esta decisión haya venido motivada, sobre todo, por la bajada del consumo de gasoil en Galicia durante 2014.

Así, Fegatramer señala que, tras la subida en enero de 1,2 a 4,8 céntimos, el consumo de gasoil en la Comunidad Autónoma, se redujo un 3%, mientras que en el resto de España el consumo creció un 2,1%.

Desde la asociación, ya se advirtió de la bajada en el consumo que supondría el aumento del impuesto, en detrimento de Castilla y León, donde también se aplica el tipo máximo imponible, aunque la devolución allí es del 100%. Además, el gobierno autonómico de la Comunidad ha anunciado una reducción del tributo, algo que podría perjudicar aún más las cuentas gallegas.

Por eso, las asociaciones gallegas de transportistas profesionales aspiran a que se derogue definitivamente el impuesto, tal y como ha ocurrido en Navarra a partir de 2014.