El presidente de Ganvam ha llamado a reconducir las relaciones del sector con los fabricantes.

El presidente de Ganvam ha llamado a reconducir las relaciones del sector con los fabricantes.

La distribución de automóviles no puede estar “huérfana de representación” ante las administraciones públicas, cuando existe una patronal como la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios, Ganvam.

Así se ha expresado su presidente, Lorenzo Vidal de la Peña, que en el tradicional almuerzo de la Asociación con la prensa, ha señalado que aunque hasta ahora, la cara más visible ante los poderes públicos han sido los fabricantes, la automoción “tiene dos brazos perfectamente articulados y representados: la fabricación y la distribución”.

El máximo directivo de la asociación ha reprochado a ciertos colectivos su encasillamiento como la patronal del vehículo de ocasión, cuando también representa a concesionarios y talleres oficiales.

Sin todos estos actores, la distribución no podría convertirse en un interlocutor válido ante la Administración, ha dicho Vidal de la Peña, haciendo hincapié en que se debe “escuchar el todo y no cada pequeña parte”, para que vendedores y talleres puedan hacer frente al cambio de modelo de negocio que exige el contexto actual.

En este sentido, se ha referido a la transformación que está imponiendo la tecnología, tanto en la forma de usar el vehículo, como de comprarlo y venderlo. De igual modo, el presidente de Ganvam ha llamado a reconducir las relaciones del sector con los fabricantes, ya que aunque los vehículos los producen ellos, los clientes y sus datos pertenecen al ámbito de la distribución.

Vidal de la Peña también ha reclamado una reforma fiscal que ayude a corregir la baja rentabilidad de las pymes del sector y se ha referido a la necesidad de luchar contra el intrusismo y la competencia desleal. Por último, ha explicado que es necesario rediseñar los planes de achatarramiento para lograr “la urgente renovación del parque automovilístico”.