Debido a la gran demanda de transporte por ferrocarril en China y a que la mayoría de los trenes terminan en Alemania, Gefco ha estado trabajado intensamente con los operadores ferroviarios y los propietarios de las terminales para asegurar la llegada de un tren de mercancías completo directamente a Francia.

Se trata de uno de los primeros que parten desde Wuhan desde el inicio de la crisis sanitaria y ha permitido transportar hasta el país galo 500 toneladas de piezas de automóvil.

Para su gestión, se puso en marcha una solución puerta a puerta, que incluía los acuerdos para el transporte por carretera y ferrocarril, la carga de los contenedores en las plantas de Shanghái y Chengdu, los procedimientos aduaneros y el almacenamiento en Francia.

Diecinueve días después de su recogida, y tras completar una ruta de 10.000 km a través de China, Kazajistán, Rusia, Bielorrusia, Polonia, Alemania y Francia, los 41 contenedores llegaron a la terminal de Lille Dourges, en el norte del país.

Las piezas se han traslado dentro de una solución sellada para garantizar que no existiera ningún riesgo, además de aplicarse protocolos para la entrega sin contacto de la mercancía en las terminales.

Este tren desde China a Europa ha permitido una reducción de 4.500 toneladas de emisiones de CO² en comparación con una solución aérea, tal y como señalan desde el operador, que durante el cese de la producción en las plantas de automoción, ha tenido que reubicar las piezas en almacenes locales.