La paquetera GLS incorporará a su flota de arrastre en Italia 120 nuevas tractoras Iveco S-Way alimentados con GNL y Bio-GNL se unirán a su flota.

Los nuevos vehículos sustituirán a una flota de camiones diésel, compuesta por un 70% de vehículos Euro VI y un 30% de vehículos Euro V, que tendrán un impacto significativamente positivo en el medio ambiente. En el caso de utilizar biometano, este impacto se incrementa significativamente.

Esta iniciativa forma parte del proyecto Climate Protect de GLS, cuyo objetivo es compensar el 100% de las emisiones que produce en su actividad para 2022 mediante programas de compensación certificados y reducir significativamente las emisiones para 2025 mediante el uso de sistemas de transporte ecológicos.

La estrategia de la paquetera se plantea que al menos el 20-25% de la flota sea de bajo impacto ambiental para 2022 y el 45-50% para 2025. Para cumplir con este objetivo, la tecnología Bio-LNG puede tener un profundo impacto en la industria ayudando a reducir las emisiones hasta en un 95%.

El biometano tiene ventajas tanto medioambientales como económicas, ya que puede producirse localmente mediante un proceso que genera subproductos, como el bio-CO2 que puede reutilizarse en la industria alimentaria y el biofertilizante que puede utilizarse en el sector agrícola.

Este compromiso de GLS es una muestra clara de la transición que está experimentando el sector del transporte, hacia soluciones más sostenibles.