La Comisión Europea busca cómo reducir la emisión de gases efecto invernadero en el transporte marítimo

El GNL como combustible alternativo para el Short Sea Shipping puede descargarse en este enlace el estudio de Det Norske Veritas (disponible en formato pdf, de 36 páginas, y 2,7 Mb).

La cada vez mayor reglamentación medioambiental en el transporte marítimo, con la posibilidad de ampliación de las zonas de navegación ECAs (Emision Control Area) en todo el mundo y las nuevas normativas de reducción de contenido de azufre de la Unión Europea está favoreciendo la consolidación del GNL (gas natural licuado) como un combustible alternativa para el transporte de corta distancia o short sea shipping. Así quedó demostrado recientemente en la jornada que la Asociación Española de Promoción del SSS celebró en Madrid para conmemorar su décimo aniversario.

En este evento, Jorge Pinto, director de supervisión de la consultora Det Norske Veritas España, presento un interesante estudio sobre las posibilidades y ventajas que ofrece el GNL para este tipo de transporte. Una de ellas es que dada la mayor energía específica del gas natural “las potenciales reducciones en las emisiones de gas invernadero serían superiores al 30%”, asegura Pinto. Ni obstante, reconoció que si el alto porcentaje de metano que incorpora el GNL se escapa libremente de su combustión, sin quemar, “sus efectos benéficos pueden quedar negativamente afectados”.

La navieras u operadores de buques que quieran cambiarse al GNL tienen también que tener en cuenta que en los próximos 2 o 3 años este combustible estará presente en los puertos de Rotterdam, Amberes, Hamburgo, Brunsbüte, etc. pero en España aún es poco representativo. En estos momentos, hay proyectos de bunkering de GNL en los puertos de Barcelona y Algeciras, pero todavía en fase de discusión.

Por otro lado, aunque hoy el GNL está entre un 40 y un 60% más barato que el crudo, la inversión a la que deben hacer frente las navieras es importante para adaptar los motores de los buques. En concreto, los costes de los motores para GNL son un 20% superiores a los convencionales.

En todo caso, ya hay navegando algunos buques con GNL y existen en proyectos conceptuales como el Quantum 9000, en el que participa el fabricante MAN, que permitiría una capacidad de hasta 9.000 Teus.

La consultora Det Norske estima que en 2020 podrán estar en servicio hasta 1.000 buques a GNL, principalmente quimiqueros y petroleros, RoRo y RoPax, cruceros, portacontenedores y buques “offshore supply” para las aguas de EE.UU.